Main content

Blog por Gabriela Melgar, septiembre 16, 2019

Es difícil contar una historia sobre un tema con el que recién te conectás. Saber por dónde empezar, con qué frase atraer la atención de la persona que lee las líneas de un texto. ¿Qué preguntas se deben plantear para intentar responderlas y no morir en el intento?

Todo eso pensé cuando me dispuse a escribir algo sobre AbreLatam y ConDatos. La primera vez que escuché a gente hablando sobre inteligencia artificial, derechos digitales, datos abiertos, estándar de datosblockchain, ¿block qué? ¿Todo esto con qué se come? Eso me pregunté el año pasado en AbreLatam y la Conferencia Internacional de Datos Abiertos que se realizó en Buenos Aires, Argentina.

Este año, fui expectante y con mucho entusiasmo a la séptima edición de AbreLatam y ConDatos en Quito, Ecuador, y con la responsabilidad de contar todo lo que pasaba durante esa semana (sí, soy una mortal comunicadora, que sabe casi nada de datos abiertos). Recientemente he podido inspirarme conociendo personas apasionadas por los datos y, que al igual que yo, la curiosidad les llevó a explorar más allá. He podido buscar puntos de encuentro con la rendición de cuentas, la transparencia y sobre todo con los derechos humanos y me he involucrado en proyectos interesantes, que buscan transformar la vida a personas. Ahí me pregunté ¿por qué no contar los datos desde esas miradas nuevas?

Una comunidad que suma miradas nuevas cada año

Estefanía Rada, de Bolivia, y Lola Vásquez, de Guatemala, al igual que yo, fuimos de las que tímidamente levantamos la mano cuando nos preguntaron el año pasado quiénes asistíamos por primera vez al evento.

Hay un salto increíble (del que he sido testiga) de la participación de Estefanía y Lola. Ambas pasaron de ser participantes en el 2018 a panelistas en diversas sesiones del evento en este 2019.

Durante el último año, Estefanía, integrante del Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano (MIGA), ha hecho un enorme trabajo en la apertura de datos sobre alimentación complementaria escolar en el municipio de La Paz junto al programa de Contrataciones Abiertas que impulsamos en ese país andino. Cada vez que una la escucha hablar, con tanta propiedad y seguridad, pareciera que tiene años de militar en esto de los datos.

Estefanía Rada presentando el proyecto ‘Alimentación complementaria escolar’ de MIGA. Foto: Gabriela Melgar.

Para Estefanía, la experiencia ha sido enriquecedora. Ella misma dice que AbreLatam y ConDatos han tenido una apertura hacia otros temas. En su caso, aceptó el reto de trabajar sobre la alimentación escolar, una temática que casi nunca se había abordado desde la perspectiva de datos o contrataciones abiertas. Su labor no se reduce a simplemente analizar la eficiencia del proceso, su enfoque está en pensar cuán eficiente es la llegada de este beneficio a la niñez, cómo les está ayudando a crecer mucho más saludables, más fuertes y con muchas más posibilidades. Porque quien se nutre bien en sus primeros años tiene las posibilidades de desarrollar más habilidades cognitivas.

Mirar hacia el horizonte de la inclusión

Por el otro lado, Lola es una activista trans guatemalteca que ha colocado el tema LGBTI+ en la agenda de AbreLatam y ConDatos. Su participación en Buenos Aires dejó una huella y una pregunta a la comunidad datera sobre la necesaria inclusión de la temática LGBTI+ en la agenda regional.

Lola ha participado en Guatemala en talleres sobre datos abiertos promovidos por Hivos. De esa cuenta, participó nuevamente en AbreLatam y ConDatos.

En Quito nos compartió su experiencia en el panel sobre Datos Sensibles, donde nos hizo reflexionar sobre la inclusión de la comunidad trans en este espacio. Para Lola es importante involucrar al movimiento porque existe la certeza de que los datos pueden salvar muchas vidas y visibilizar sus situaciones. Pero ¿dónde están esas poblaciones vulneradas? ¿están participando en estos espacios?

Los datos han cobrado relevancia en su quehacer. Como ella misma cuenta: “no podemos sentarnos en un Ministerio a cambiar una política pública o proponer una Ley de identidad de género, no podemos demandar y exigir al Estado todo lo que nos debe si no tenemos datos”.

Mis aprendizajes de Estefanía y Lola

  • Los datos dan solvencia al interpelar a las autoridades y a los entes públicos que están haciendo las contrataciones.
  • Desde la evidencia, aportar sugerencias positivas a los actores del entorno y crear alianzas estratégicas para mejorar la compra pública.
  • Vidas que se transforman positivamente con los datos.

Para Hivos acercar la agenda de datos a la agenda de Derechos Humanos en Latinoamérica es una premisa esencial. Como parte del equipo de Hivos, nos llena de orgullo poder apoyar a iniciativas como las de MIGA e impulsar que organizaciones LGBTI+ empiecen a involucrarse en temáticas de datos abiertos.

Y aunque sigo sin saber que es blockchain o para qué sirve. Sí he aprendido y me he inspirado al conocer el enorme trabajo que organizaciones de sociedad civil, activistas, gente de la academia y de los gobiernos están haciendo para que los datos sean útiles y ayuden a resolver problemáticas en una escuela pública en Bolivia, en un Ministerio de Salud en Guatemala o en el desarrollo urbano de una ciudad en Colombia.

¡Sí! los datos sirven para eso, para hacer incidencia con evidencia y ese es mi mayor aprendizaje como comunicadora del programa de Contrataciones Abiertas de Hivos para América Latina y el Caribe. Más lindo aún es conocer a gente que está haciendo la diferencia y que quiere una Latinoamérica más abierta, transparente, justa e inclusiva para todas las personas.

7 años abriendo datos

Si quieren conocer más de AbreLatam y ConDatos y cómo desde Hivos hemos aportado a su desarrollo en los últimos siete años, echen un vistazo a este video.